EL MOMENTO DEL ORO

En la actualidad existen determinadas variantes que han ocasionado posicionar el oro físico como una excelente apuesta a la hora de invertir.

Uno de los factores de mayor influencia es la escasa rentabilidad que ofrece uno de los competidores más directos del oro, los bonos de estado. Esto se debe principalmente a la subida de los precios de los bienes y servicios y, por ende, de la inflación, que se manifiesta en este año mucho más incrementada si se compara con años anteriores en la línea del tiempo.

Desde que los Estados eliminaron la convertibilidad entre el oro y sus monedas nacionales estas han pasado a ser una mera promesa de pago. Por poner un ejemplo de ello, tal y como señala el especialista Stefan Gleason “Los Estados Unidos no respaldan los billetes de dólar de la Reserva Federal con nada más que la buena fe y su reputación”. Una de las principales consecuencias de esto es que los ciudadanos pueden perder poder adquisitivo, puesto que si cae la desconfianza en esa promesa la moneda podrá adquirir menos cantidad de bienes y servicios. Aquí es donde juega un papel fundamental invertir en oro, ya que se posiciona como la única forma que tienen los ciudadanos de no perder poder adquisitivo, porque el oro siempre mantiene su valor.

Además, no podemos olvidar que el oro es un producto conocido y apreciado en todo el mundo, manteniéndose desde hace muchos siglos atrás como el principal activo de inversión. Esta gran valoración que tiene el oro se debe entre otras cosas a que su valor procede de su contenido en metal, siendo un material tangible que todo el mundo puede sentir y sostener en su mano. Es por ello que cuando se realiza una inversión en oro se sabe que es lo que se tiene y cuál es su valor, pudiendo ser vendido de forma fácil en cualquier parte del mundo.

Todas estas circunstancias que se están produciendo en la actualidad; la baja competencia de los productos con los que compite el oro, la inflación y la consecuente pérdida de poder adquisitivo de los ciudadanos que se está generando, etc; han provocado que vuelva a ser el momento del oro, siendo beneficioso para cualquier persona comprar monedas o lingotes de oro.

Y si todos estos motivos no fueran suficientes para convencernos de que es el momento idóneo para realizar una inversión en oro, tenemos el motivo clave que decanta la balanza a favor de hacerlo: El Consejo Mundial del Oro ha reconocido en uno de sus últimos informes, que “invertir en oro en el cuarto trimestre del año es una gran oportunidad” y destaca de este metal, históricamente tan preciado, que “una de las cuatro principales razones por las que se debe invertir en oro es porque este es un gran depósito de valor, que se comporta bien en entornos inflacionarios”.